Cheesecake con leche condensada

Cheesecake con leche condensada

Receta de Cheesecake con leche condensada

El origen de esta deliciosa receta podría remontarse a 4000 años de antigüedad en la antigua Grecia, donde se preparaba una versión menos elaborada de cheesecake o pastel de queso como también es conocido. Actualmente se prepara una versión más dulce de esta receta y es la que traemos para ti en esta ocasión. ¡Disfrútala!

Ingredientes para 16 porciones

  • 200 gramos de galleta maría o galletas de vainilla
  • 100 gramos de mantequilla sin sal
  • 700 gramos de queso crema
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 lata de leche condensada
  • 3 huevos
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • ½ taza de frutos rojos
  • ½ taza de sirope de frambuesa

Preparación:

Paso 1: en un bol, tritura los 200 gramos de galleta maría o galleta de vainilla, derrite los 100 gramos de mantequilla en el microondas y mézclala con las galletas hasta obtener una masa. Déjala reposar durante media hora.

Paso 2: en un molde desmoldable, coloca una capa de un centímetro de espesor de la masa de galletas incluyendo los bordes, cocina en un horno precalentado a 180 grados durante 10 minutos y deja enfriar.

Paso 3: para el relleno, bate el queso crema un minuto, sin dejar de batir añade las 2 cucharadas de zumo de limón, los 3 huevos, el contenido de la lata de leche condensada y la pisca de sal.

Paso 4: agrega el relleno sobre la cobertura de galleta hasta el borde del molde con la ayuda de una espátula, hornea nuevamente a 120 grados durante una hora.

Paso 5: deja enfriar por 10 minutos, desmolda y refrigera por al menos 3 horas. Decora el cheesecake con sirope de frambuesa y frutos rojos ¡listo para comer!

Para realizar el cheesecake utiliza preferente un molde desmoldable y para mayor comodidad puedes colocar papel encerado en la base de este para que el cheesecake no se pegue en el fondo. ¡Buen apetito!